Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta el uso de cookies de nuestro sitio. Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.


Aceptar

Estás en Inicio >> Experiencias >> El faro del fin del mundo
EXP_HIE_01_FARO_ORCHILLA_01 EXP_HIE_01_FARO_ORCHILLA_03 EXP_HIE_01_FARO_ORCHILLA_05
EXP_HIE_01_FARO_ORCHILLA_01 EXP_HIE_01_FARO_ORCHILLA_03 EXP_HIE_01_FARO_ORCHILLA_05
EL HIERRO EL HIERRO

El faro del fin del mundo


Danos tu opinión
Mar Cultura Ocio En solitario En pareja Grupo de amigos Con niños Descubrimiento Romántico
Mar Cultura Ocio En solitario En pareja Grupo de amigos Con niños Descubrimiento Romántico
 

Antes del descubrimiento de América, la isla de El Hierro era considerada el fin del mundo conocido, y en su punto más occidental, la Punta de Orchilla, situaron los cartógrafos de épocas pasadas el Meridiano Cero. Justo en este lugar comenzó a construirse, en 1924, el faro del mismo nombre, encendiéndose por primera vez en 1933 para ofrecer a los navegantes destellos de luz blanca cada cinco segundos. Un lugar solitario y sobrecogedor desde donde admirar la inmensidad del Océano Atlántico.

 

Atardeceres únicos

 

El Faro de Orchilla es un lugar excepcional para contemplar el horizonte que se va desvaneciendo lentamente en el atardecer. Una torre de 21 metros de altura parece surgir entre la piedra volcánica que caracteriza el paisaje sobrecogedor que lo rodea para vigilar el mar. Pero no está solo. Junto a él están las tabaibas -casi las únicas especies vegetales que crecen en la zona-, el aire, el mar, la lava y el silencio.

Un lugar para encontrarse a uno mismo, orgulloso de haber sido una de las referencias cartográficas más usadas por los navegantes. Un lugar para no perderse, imprescindible si visitamos la más pequeña de las Islas Canarias, también conocida como la Isla del Meridiano. 

EL HIERRO EL HIERRO

El faro del fin del mundo


Danos tu opinión
Mar Cultura Ocio En solitario En pareja Grupo de amigos Con niños Descubrimiento Romántico
Mar Cultura Ocio En solitario En pareja Grupo de amigos Con niños Descubrimiento Romántico
 

Antes del descubrimiento de América, la isla de El Hierro era considerada el fin del mundo conocido, y en su punto más occidental, la Punta de Orchilla, situaron los cartógrafos de épocas pasadas el Meridiano Cero. Justo en este lugar comenzó a construirse, en 1924, el faro del mismo nombre, encendiéndose por primera vez en 1933 para ofrecer a los navegantes destellos de luz blanca cada cinco segundos. Un lugar solitario y sobrecogedor desde donde admirar la inmensidad del Océano Atlántico.

 

Atardeceres únicos

 

El Faro de Orchilla es un lugar excepcional para contemplar el horizonte que se va desvaneciendo lentamente en el atardecer. Una torre de 21 metros de altura parece surgir entre la piedra volcánica que caracteriza el paisaje sobrecogedor que lo rodea para vigilar el mar. Pero no está solo. Junto a él están las tabaibas -casi las únicas especies vegetales que crecen en la zona-, el aire, el mar, la lava y el silencio.

Un lugar para encontrarse a uno mismo, orgulloso de haber sido una de las referencias cartográficas más usadas por los navegantes. Un lugar para no perderse, imprescindible si visitamos la más pequeña de las Islas Canarias, también conocida como la Isla del Meridiano. 

Mapa de situación
10
ENCUENTRA TU PLAN PERFECTO
Si lo deseas, puedes segmentar la búsqueda.
Si eres un usuario registrado puedes compartir con el resto de la comunidad las fotos durante la vivencia de esta experiencia. ¿A qué esperas? Logueate y comparte tus fotos.

Si aún no eres uno de nuestros belingueros, sólo tienes que rellenar los campos a tu derecha.
¿AÚN NO ERES USUARIO?
¿Cuánto es 5 + 3?

Esta web es una iniciativa de Turismo de Canarias para la promoción de la oferta turística de las Islas entre los residentes canarios. A modo de guía, ofrece la posibilidad de informarse de actividades y planes de ocio para disfrutar con amigos, la pareja o con niños.